Qué ver en Mallorca en una semana: Guía turística exprés

¿Te estás preguntando qué ver y hacer en Mallorca durante tus vacaciones? Pues estás de enhorabuena, porque te hemos preparado una guía definitiva para descubrir los encantos de esta joya del Mediterráneo en solo una semana. Desde su rica historia hasta sus impresionantes paisajes naturales, Mallorca tiene algo que ofrecer a cada tipo de viajero.

Nosotros hemos diseñado un plan único para cada día, todos ellos pensados para moverse por Mallorca en coche o moto, lo que te permitirá sumergirte en la belleza y diversidad de la isla.

¡Arranca el motor -mejor si es eléctrico- y prepárate para una experiencia inolvidable!

 

Día 1: Inmersión cultural en Palma y Castillo de Bellver

Catedral de Palma de Mallorca
Catedral de Palma de Mallorca

Palma, la luminosa capital de Mallorca, se presenta como un entramado de historia y cultura. Comienza explorando el Casco Antiguo: sus calles adoquinadas te llevarán desde la majestuosa Catedral hasta plazas escondidas repletas de vida local. Después, dirígete al Castillo de Bellver. Esta fortaleza circular, única en su diseño, ofrece no solo un viaje al pasado, sino también unas vistas panorámicas de la ciudad y el mar que te dejarán sin aliento.

 

Día 2: La magia del suroeste: Port d’Andratx y Sa Dragonera

Ruta con vistas a Sa Dragonera, Mallorca

Port d’Andratx es una joya costera que combina lujo y tradición. Pasea por su paseo marítimo, disfruta de los yates y saborea la cocina local en sus restaurantes con vistas al mar. Después, toma un barco hacia Sa Dragonera, una isla protegida donde la naturaleza y la historia se entrelazan. Y si aún tienes energía, las playas de Illetas te esperan para un relajante baño al atardecer.

Relacionado: paseos en barco en Mallorca.

 

Día 3: Serra de Tramuntana: entre montañas y mar

Puig des Teix, ruta de senderismo en la Serra de Tramuntana
Vistas desde el Camí de s’Arxiduc subiendo hacia Puig des Teix

La Serra de Tramuntana es un paraíso para los amantes de la naturaleza y la cultura. Los pueblos como Valldemossa y Deià parecen sacados de cuentos de hadas, con sus calles de piedra y vistas al mar. Nada en las prístinas aguas de calas como Cala Deià o Cala Tuent. Alternativamente, la excursión en tren a Sóller, seguida del barco a Sa Calobra, te mostrará paisajes de montañas y mar que te robarán el aliento.

 

Día 4: Horizontes infinitos en el Cabo de Formentor y historia viva en Pollença y Alcúdia

Faro del Cabo de Formentor, Mallorca

El Cabo de Formentor te deslumbrará con sus acantilados imponentes que parecen fusionarse con el azul del Mediterráneo. Este paisaje, a menudo descrito como un encuentro entre el cielo y el mar, proporciona vistas inigualables desde sus miradores. Tras admirar estos panoramas, desplázate a Pollença. Este pueblo histórico, con su famoso Calvario y plaza animada, te invita a vivir la autenticidad mallorquina. No muy lejos, Alcúdia, rodeada por sus murallas medievales, es una joya que combina ruinas romanas, estrechas calles y un puerto con encanto, perfecto para cenar junto al mar.

 

Día 5: El este misterioso: Artà, Península de Llevant y maravillas subterráneas

Castell de Capdepera
Castell de Capdepera © capdeperacastell.com

Artà te desvelará la esencia de un pueblo mallorquín, con su mercado semanal, calles peatonales repletas de artesanía local y su imponente iglesia de San Salvador que preside el pueblo desde lo alto. La Península de Llevant, de carácter virgen y paisajes agrestes, te invita a adentrarte en parajes naturales donde el tiempo parece haberse detenido. Cierra el día con una visita a las Cuevas de Artà. Estas formaciones subterráneas, con estalactitas y estalagmitas, ofrecen un espectáculo natural y una acústica impresionante en su interior.

 

Día 6: Encantos del sureste: Portocolom, Cuevas del Drach y playas paradisíacas

Pueblos bonitos de Mallorca - Portocolom
Pueblos bonitos de Mallorca – Portocolom

Portocolom se viste con una paleta de colores en sus casas de pescadores y su puerto natural, siendo uno de los más bellos de la isla. Después, sumérgete en el mundo mágico de las Cuevas del Drach, donde el sonido de un concierto en su lago subterráneo te hipnotizará. Y, por supuesto, el sureste de Mallorca no sería lo mismo sin sus playas de aguas turquesas. Es Trenc, con su arena blanca y extensión paradisíaca, o la pequeña cala Es Caló d’Es Moro, rodeada de rocas y pinos, te ofrecerán el broche perfecto para el día.

 

Día 7: El corazón de la isla: Es Pla de Mallorca

Santa Maria del Camí, Mallorca

Adéntrate en la esencia más pura de Mallorca en Es Pla. Aquí, los campos de almendros y olivos te acompañarán en tu ruta. Manacor, no solo famosa por su fábrica de perlas, sino también por su patrimonio y ambiente local, se erige como una parada esencial. Los pueblos circundantes, con sus mercados tradicionales, plazas sombreadas y gastronomía típica, te mostrarán una faceta de Mallorca más íntima y alejada del bullicio turístico.

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

No te pierdas...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.